Unidos por la Hispanidad

Pasado mañana, día 12 de octubre, celebraremos la fiesta de la Hispanidad.

En estos revueltos y convulsos tiempos, parece primar la ruptura y las tensiones entre los pueblos. La diversidad se antepone a la identidad; La riqueza y variedad cultural, política o religiosa es utilizada, en muchas ocasiones, no como forma de enriquecimiento, sino como peligrosas armas arrojadizas frente a quienes piensan y sienten de diferente forma.

Esta festividad, además de servir para conmemorar la histórica fecha del 12 de octubre de 1492, donde aquellos aventureros y audaces españoles, conducidos y dirigidos por Cristóbal Colón, descubrieron América, debería poner en valor todos los hechos y realidades que nos unen como pueblos hermanos, en lugar de poner el acento en la separación y ruptura de los mismos.

Esto es lo que hoy, en nuestro y vuestro, cada vez más leído blog de El Calzador, me gustaría reseñar: Las muestras de identidad de una rica y enriquecedora cultura común, que denominamos con el nombre de Hispanidad.

Una estirpe, una lengua y un destino

Si nos centramos en la etimología del término, hispanidad deriva de “Hispania”, y era el nombre que los romanos daban a la provincia que abarcaba la Península Ibérica y el archipiélago Balear, así como a la zona norte del actual Marruecos.

Desde su primer origen hasta hoy, pasando por el citado hecho histórico del descubrimiento del Nuevo Mundo en 1492 y la destacada etapa en la que la Corona de Castilla logró extender su territorio a otros continentes, el término de Hispanidad ha servido para referirnos a un sentimiento de pertenencia a una cultura común, a una inmensa comunidad formada por cerca de 400 millones de personas. La propia Real Academia, define hoy el término Hispanidad como: “Carácter genérico de todos los pueblos de lengua y cultura españolas”

Los datos avalan también esta riqueza cultural e identidad común. El español como lengua materna es hablada por más de 335 millones de personas (sólo superado por el chino).

José Hipólito Raposo, un abogado e historiador portugués, dijo que bajo el nombre de Hispanidad, se debería identificar el resultado del esfuerzo paralelo con que los españoles y portugueses alcanzaron y ejercitaron la capacidad de expansión ultramarina, sembrando de naciones nuevas el Nuevo Mundo. Españoles y Portugueses implantaron en América la civilización hispánica, por ello, el término de Hispanidad, debería incluir en la lengua, la religión, las costumbres, el derecho y el arte, como común patrimonio, en la herencia de Roma.

Evidentemente, como ocurre en todo lugar y en toda comunidad (hasta en una pequeña comunidad de vecinos) no siempre la convivencia es sencilla. No todos pensamos del mismo modo. Existen tantas personas como personalidades y formas de carácter diferentes. La riqueza de la diversidad no sólo no es mala, sino que también enriquece a los pueblos, precisamente por el hecho de aportar y sumar nuevas realidades culturales.

Para formar aquella vasta y rica cultura que hizo florecer y crecer a muchas sociedades en el pasado y que. hoy permite hermanar bajo una misma lengua y patrimonio común a cientos de millones de personas por los 5 continentes, muchos tuvieron que sacrificarse. Es sabido que también se cometieron errores y abusos, todo proceso colonizador suele conllevar el sometimiento de los pueblos colonizadores. Esta realidad no se debe dejar a un lado tampoco.

Hoy, en pleno siglo XXI, a dos días de celebrarse otro 12 de octubre, en la fiesta de la Hispanidad, me gustaría destacar esta realidad que ha unido y sigue uniendo a pueblos tan diferentes y tan parecidos, tan lejanos y cercanos: Argentina, México, Perú, Colombia, Bolivia, Venezuela, Chile, Paraguay, Uruguay, Ecuador, Nicaragua, Honduras, Cuba,

Fiesta de la Hispanidad

Fiesta de la Hispanidad

Guatemala, Panamá, Costa Rica, República Dominicana, Guinea Ecuatorial, El Salvador, Puerto Rico, EE.UU, Filipinas, Marruecos, Sáhara Occidental…, y, por supuesto, España.

Potenciemos la riqueza de lo diverso, conservando la identidad cultural de los pueblos. En palabras de Isaac Newton: “La unidad en la variedad, y la variedad en la unidad es la ley suprema del universo”

Carlos D. Lacaci

@Lacaciabogado