¿Machismo?

¿SOY MACHISTA?

Soy así … Si estoy a punto de pasar por una puerta, siempre dejo que la persona que va detrás de mi pase primero o la mantengo abierta para él o ella una vez que ya he pasado. Reconozco que lo primero tal vez sea un poco excesivo pero es algo que siempre he hecho. Lo hago a un hombre y a cualquier clase de mujer, desde aquella con la que podrías salir o la señora mayor a la que también ayudas con la bolsa de la compra. Y en cuanto a lo segundo, creo que es tremendamente maleducado ir detrás de una persona, sea él o ella y que te den con la puerta en las narices.

Pues bien, estas líneas son para ti, para la desconocida a la que hoy 12 de noviembre de 2015 he dejado pasar primero en el vagón 32 del AVE Málaga – Zaragoza. A la desconocida a la que le he puesto una sonrisa y le he preguntado si le ayudaba con su maleta … y a la desconocida que me ha dicho que “esas cosas son de machistas”.

No voy a utilizar estas líneas para explicarte lo que soy o dejo de ser, lo que voy a hacer es decirte todas las sonrisas que vas a perder por tu equivocado concepto del machismo.

No sonreirás el día en el que con solo decir “tengo frío”, él te ponga su chaqueta sin preocuparse con que taparse, porque eso será machismo.

No sonreirás los días en los que él te vaya a buscar a la salida de tu trabajo y te abra la puerta del coche … tampoco las noches en las que él te acompañe hasta la puerta de tu casa y él se conforme sólo con un beso tuyo … no lo harás porque eso será machismo.

No sonreirás todas las veces que vayas a cenar con él y te retire la silla para que te sientes en ese restaurante que tanto te gusta y que él no soporta. No lo harás porque eso será machismo.

No sonreirás cuando él te invite al cine, porque él te invitaría a ver muchas películas un sábado por la noche, pero no lo harás porque eso también será machismo.

No sonreirás cuando vayas en su coche, suene una canción que te guste y él te de ese CD que guarda como oro en paño para que tú te lo quedes … no lo harás porque eso será machismo.

No sonreirás cuando él te lleve a un japonés por primera vez y como tú no sabes comer con palillos, él te de la comida con los suyos. No lo harás porque nunca le dejarás, porque eso para ti es machismo.

No sonreirás cuando él te diga “que guapa te pones cuando olvidas peinarte”, o “me gustas cuando te pones mis camisas un domingo por la mañana”, o cuando te diga “me pones enfermo con esos vaqueros” … tampoco sonreirás cuando te diga “cuando estoy contigo no necesito nada mas”, todo eso será machismo para ti.

No sonreirás cuando él te mire como quien mira las estrellas una noche de verano, desde la distancia y pensando que no es suficiente para ti, no lo harás porque eso será machismo.

No sonreirás cuando él te haga reír y te diga que “tu risa besa”, no lo harás porque no lo entenderás y porque eso para ti también será machismo.

No sonreirás cuando él te diga que su cama sin ti es demasiado grande, no lo harás porque eso será machismo.

Y tampoco sonreirás cuando él en mitad de una calle llena de gente te agarre fuerte del culo buscando dibujar en tu cara la verdadera cara de la felicidad, la de tu sonrisa en tus labios, esa que tu nunca tendrás desconocida del vagón 32.

Atentamente, un machista.

PD: Dedico este post a Dña. Maria Valls, una encantadora señora de Barcelona de 78 años que ha estado sentada junto a mi en el AVE hasta que he llegado a Zaragoza, por su maravillosa conversacion y por haberme ayudado a escribir este post.

José Cabrejas

@josecabrejas

Anuncios