Cuatro letras de amor infinito

Kahil Gibran fue un ensayista y poeta de origen libanés, quien escribió: “Mamá: la palabra más bella pronunciada por el ser humano”.

Foto día Madre - LacaciCon ocasión de la celebración del Día de la Madre intentaré transmitir a los lectores de El Calzador mi particular sentimiento sobre estas excepcionales mujeres, únicas e insustituibles, a quienes hoy dedico estas líneas.

Una madre siempre es imprescindible. Incluso, cuando deja de estar. Ningún hijo podría, querría o debería abstraerse de su presencia. Las madres, siempre están presentes. Nunca nos abandonan.  Desde que nos traen a la vida no dejan de abrirnos puertas aunque se presenten cerradas, guiándonos en la vida para que podamos caminar.

Dentro de cada madre vemos sentimientos de debilidad y de fortaleza. Un generoso y formidable eclecticismo emocional que solo ellas pueden ofrecer.

Vosotras, admiradas y respetadas madres, sois capaces de aclarar la oscuridad de unos hijos asustados en la soledad de sus noches, allanáis las inquietudes de los retoños con solo mostrar vuestra ternura y comprensión para con ellos. Vosotras, hicisteis posible que viniéramos al mundo y ya desde la vida no dejáis un solo momento de cuidarnos y enseñarnos el camino…

Pocas cosas son tan de verdad como el amor, el dolor o la ilusión que una madre siente por su hijo. Las he visto hacer y no hacer cosas inimaginables. He visto a madres frágiles y menudas traer a la vida a mellizos y trillizos. He visto a madres sin apenas posibles ofrecerles un porvenir con mucho esfuerzo, incluso con aquello que no disponían. He visto a madres luchar y pelear por sus hijos como a nadie más he visto hacerlo por otro semejante.

¿Cómo no voy a rendir hoy un homenaje a estas mujeres? Hoy, y siempre. Igual que una madre lo es a perpetuidad, nosotros, los hijos, debemos corresponderlas todos los días de la vida. Cuando ellas se vayan, como cuando la mía se fue, recordad que tampoco os abandonarán. Nunca  caminaréis solos, ellas os seguirán acompañando en vuestras alegrías, en vuestras decepciones, en todos y cada uno de los momentos y etapas decisivas de vuestras vidas.

Foto día Madre - Lacaci IIDisfruten al máximo de su inmenso cariño. Procuren no disgustarlas demasiado. Sean generosos, como hija o como hijo suyo. No olviden decir que la quieren. Aprendan a darle las gracias por tantos sacrificios que lleva haciendo desde que nacieron. Sean capaces de apreciar los valores que les transmiten y enséñenlas lo que hayan podido aprender gracias a su generosidad.

Puede haber una cosa más triste que el hecho mismo de que un hijo se distancie de su madre en vida: Sentirse distanciados de ellas cuando falten. Ese sentimiento de culpa, aunque también será perdonado por una madre, no debería llegar a producirse nunca.

Ámenlas siempre, no esperen a su vejez para reconocerlas su enorme valor. Cuando ustedes pronuncien las cuatro letras que conforman la palabra más bella de cuantas puedan pronunciar, entenderán por qué nunca debieron dejar de decir: Te quiero, Mamá

A todas las madres, especialmente, a mi madre, Teresa (Q.E.P.D.)

Carlos D. Lacaci

@Lacaciabogado