Pasaba, pasaré.

¿Te acuerdas aquella tarde en el invierno del dos mil y poco cuando puse el disco de Aute?, ¿ese que nos recordará eternamente al barrio?, a nuestra casa de Lavapiés. Sonaba “pasaba por aquí” y me preguntaste entre risas si yo sería como el “listillo” de la canción o al contrario rompería definitivamente si lo nuestro se fuera al traste, yo sonreí diciéndote “si yo sólo pasaba…”

Luis_Eduardo_Aute_-_AlmaQue va querida, yo en el fondo creo soy de los que me dejaría caer alguna vez…bueno no, sospecho firmemente que de tanto caerme no iba a poder levantarme del dolor. La verdadera putada es que cuando aquel año hicimos el petate y abandonamos la bohemia castiza irrumpimos de lleno en el sórdido universo de las urbanizaciones. Y en este territorio hay portero, con botones, pero que no son gris plateado y suenan cuando los pulsas, le abrochan la camisa. La situación sería muy distinta, con este panorama “pasaría” de entrar en el recinto haciendo mutis por el foro y “repasaría” de tener jaleo con “el puertas” por lanzarte una mirada furtiva…pero vamos a imaginar que te has vuelto a Olmo 27.

Ahí estaría en la calle cuando durmieras, agonizando a vinos en Alfaro que desde allí se ve el portal, o llorándole a Paco en el FM, mi pena mientras me volvía a contar que el ciclismo ya no es lo que es y que aquel bar antes era una casa de putas. La ausencia espabila la imaginación, sin verte te sueño con risas, y te deseo sin poder recuperarte, sólo una noche.

images (15)Porque el amor es como las grandes borracheras donde hay “sonrisas y lágrimas”.  Aunque todo indica que los Von Trapp no abusaban del Jägermeister cuando brincaban por los Alpes hay que reconocer que Froilán María y sus muchachos nos pusieron el título perfecto, además respetando el orden. Con el amor y con la priba, grandes sonrisas y muchas lágrimas.

Ciertamente tanto con el “cuore” como con la “bottiglia” se derraman propósitos, fluyen las emociones intensas y a la vez se logra bajar de la mano de Dante al noveno círculo, al pozo donde están castigados los gigantes. El lugar donde la estulticia y la cátedra de ponencia se dan cita se encuentra inmerso en el etéreo subidón que ofrece el fragor de la “batalla”, habilitado todo esto por la unión de los dos elementos antes mencionados. Donde lo irreal y lo absurdo se convierten en universos palpables. Una vez pasado el “mal trago” de la primera resaca de pasión, repites, amar, desear… Las sensaciones fuertes son como la edad, cuando las acumulas y el tiempo transcurre pesan, para bien y para mal, al final son lo que vuelven a juntar a las personas, en la cama o en el juzgado tramitando la separación.

No dejaría de pasar para recordarte al menos una vez que las horas que pasamos juntos se convirtieron en compañía y esto en vida. La magia existe querida… los susurros al oído y la humedad del pelo revuelto en el dormitorio se convirtieron en las coletas que le hago por las mañanas a la niña cuando va al cole…, y el que llegó después… porque nadie nos dijo que era fácil, porque al final tener que acompañar es lo que aviva el espíritu.

Te volvería a llamar, no desde una cabina como el de la canción, porque eso a día de hoy lo tengo jodido. Te volvería a llamar como fuera y te diría despacito todo lo que te conté aquella tarde en Olmo.

Lo que supone para mí el no ver tu sonrisa y tu mirada. Te contaría otra vez la vida que no quise llevar en el preciso instante que decidí que tú, mi alma acompañante, que tú, la que ríe y llora a mi lado, conmigo y por mi… eres la mujer de mi vida.

Iñaki Laría

@IgnatiusLaria

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s