Las historias de Moulin Rouge, la película

“Hay otros mundos pero están en este”

Paul Elouard

 

De la misma manera, hay otras historias pero están en esta: Moulin Rouge. La excesiva pero también extraordinaria película de Baz Lurhman nos cuenta una historia en la que están contenidas otras historias. Y no menores, sino grandes historias que han conmovido a gente de varios siglos, de muchos lugares y de toda condición.

flashback (1)La historia de la película parte del joven Christian recién llegado al París de finales del XIX. Ese París que durante el Segundo Imperio de la mano de Napoleón III y del Barón Haussmann  se convierte en una ciudad majestuosa, con una concepción de amplios boulevards, de bellos edificios que contribuyen a ensalzar las calles y de servicios modernos. Sin embargo, en el monte, en la zona rural de París, en Montmatre, donde aún sobreviven molinos y viñedos, la población son emigrantes gitanos que llegan desde Bohemia y se van asentando en aquella zona. Más barata, más asequible, alejada del París de Haussmann. Los jóvenes artistas con ganas de crear, con una visión distinta del  arte y de la vida, llegados de todos los lugares del mundo, no pueden permitirse vivir en el centro de la ciudad y se van a vivir donde los gitanos, los “bohémien”, del que adoptarán el nombre. De hecho, Henri Murger escribe “Scenes de la Vie de Bohème” y aunque es una obra menor y limitada resulta inspiradora para toda este movimiento..

Moulin_Rouge-712045490-largeNuestro joven Christian llega a Montmatre y se encuentra con uno de los máximos representantes de aquel movimiento, Toulouse-Lautrec, que le introduce en el ambiente de la bohemia y de la absenta. Allí conoce y se enamora de la bella Satine, “Diamante reluciente”, bailarina del Moulin Rouge y cortesana, pero que no es libre, ni por Ziegler y el teatro, ni por el Duque que la desea y financiará el espectáculo. Y con estos mimbres la historia transcurre como es previsible, los jóvenes Satin y Christian se enamoran a la espalda del Duque, que mientras se entusiasma con poseer a Satin no es consciente del engaño y financia la obra, siempre llevado de la mano del hábil Ziegler. Pero…en las historias de amor siempre hay un pero, Satine está enferma. Dentro de ella, la tuberculosis la debilita cada días más. Además el Duque se entera de la historia de amor y exige tu trofeo, Satine. Ella acepta su destino y se entrega al Duque. O casi. En el último momento su amor por el joven escritor vence y escapa.

Decíamos que en esta historia se encuentran otras muchas. Como no identificar a Orfeo y su bajada a los infiernos en esta obra. Orfeo y Eurídice, su descenso a los infiernos para rescatarla de Hades, donde se encuentra tras morir escapando de Aristeo. El paralelismo con Christian bajando al París sórdido, la Ramera de Babilonia, como la llegan a conocer y que tan fantásticamente describen Flaubert y Sardou. Un París que había conocido sus más bajos niveles de moralidad, ensalzando a prostitutas como personajes relevantes Colette, Liane de Pougy, la Belle Otero… Aquella frivolidad como esencia de la ciudad que tan maravillosamente contaba Balzac. Christian desciende en busca de Satine para redimirla desde el amor, para con su arte, su escritura, como Orfeo con su música, convencer a Zigler, combatir al Duque y salvar a Satine, pero como en el mito griego, no puede escapar a la muerte. Ni Eurídice cuando Orfeo mira hacia atrás, ni Satine que sucumbe la tuberculosis por aquel tiempo, mortal.

movie1454Pero si hablamos de Orfeo, aún más claro encontramos en Moulin Rouge una de las más importantes obras de la literatura: “La dama de las camelias”, de Alejandro Dumas hijo. Margarite Gautier, inspirada en un historia real del escritor, su relación con Marie Duplesiss, es una cortesana entregada a un Duque y un Conde, que se enamora del joven Armand Duval. Este se encamora también y consigue arrancarla de aquella vida pero el padre de Armand, como Zigler en Moulin Rouge, la convence de apartarse de su joven enamorado. La separación, el desamor…Margarite que está ya muy enferma, escribe a Duval y le cuenta el motivo de su abandono. Armand vuelve enseguida a verla porque nunca dejó de amarla pero cuando llega ya ha muerto y se subastan sus pertenencias. Es en ese punto donde verdaderamente empieza la historia y en esa subasta alguien puja por el libro de “Manon Lescaut”, la prohibida novela del Abate Prévost, que es sin duda el origen de la novela romántica ensalzando el amor apasionado y fatal, sin medida y enfrentado a la razón.

Pero si Moulin Rouge nos trae a “La dama de las camelias”, no podemos obviar que por tanto contiene “La Traviata”, que es la obra en la que Verdi se inspira. Violetta, enferma de tuberculosis, recuerda su historia mientras ve a unos operarios retirar sus bienes embargados. Recuerda a Alfredo, que se enamorara de ella y prometa cuidarla siempre. Ella no le cree, es una cortesana, amante del Barón Doupholl y de muchos otros hombres, pero al final se da cuenta de que Alfredo la quiere de verdad. El padre de él, Germont la convence para que abandone a Alfredo. En París de la mano del Barón Doupholl se encuentra con Alfredo y este le paga por sus antiguos servicios como humillación pública de Violetta. Al final, Germont le cuenta a su hijo el sacrificio de Violetta y este acude al lado de ella pero ya es tarde. Ni el amor, ni su compañía salvan a Violetta de la muerte.

Como vemos en esta historia hay muchas otras y también muchos detalles que hacen de ella una película genial. Con una estupenda banda sonora con canciones como la maravillosa “Your song”, de Elton John, la más bonita canción de amor de todos los tiempos. O la fantástica “Sparkling diamods” basada en “Diamonds are a girl best friend”, que interpretó Marilyn Monroe en “Los caballeros las prefieren rubias”. Sin olvidar “Smell like teen spirit” de Nirvana, “Lady Marmalade”, de Cristina Aguilera, “Material Girl” de Madonna o el tango de Roxane, basada en la canción del mismo nombre de The Police.

9-nicole-kidman-moulin-rouge8Pero también las vicisitudes de la película son curiosas como el hecho de que la bellísima Nicole Kidman en la cinta, terminara con dos costillas rotas y la rodilla lastimada. O que se hiciera el collar más caro del cine, un millón de dólares. También que si nos fijamos la pequeña hada al estilo campanilla empieza siendo Kilye Minogue y acaba con un grito de Ozzy Osborne, que era quien originariamente iba a hacer el papel. En definitiva una magnifica cinta que le llevó a ser nominada como mejor película y que nos dejó una escena para recordar, una  preciosa Nicole Kidman apareciendo en un trapecio bañada en una luz azul y tocada con una pequeña chistera.

Emilio Gude

@Emiliogude

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s