El espíritu de la Navidad

En la noche del 24 de diciembre de 1914 los ateridos soldados alemanes entonaron Noche de Paz desde sus trincheras. Sus homólogos ingleses respondieron, como no podía ser de otra manera, con otros tantos villancicos en su lengua. Olvidando la crueldad y crudeza de aquella guerra, al cabo del tiempo varios soldados alemanes salieron desarmados de sus trincheras caminando hacia las posiciones enemigas con los brazos en alto. A su encuentro salieron unos cuantos ingleses y al poco la tierra de nadie se había convertido en un hervidero de soldados intercambiando licores, chocolates, cigarrillos y conversaciones.

images (12)

 

Al día siguiente semejante situación se volvió a repetir, en otros puntos del frente occidental se produjo ese día por primera vez pero en las mismas condiciones como lo atestigua una carta del oficial británico Alfred Dougan Chater: “Creo que hoy he presenciado uno de los espectáculos más extraordinarios que nadie ha visto nunca. Hacia las 10 de la mañana, estaba asomado por encima del parapeto, cuando vi a un alemán agitando los brazos e inmediatamente a dos de ellos saliendo de su trinchera y acercándose a la nuestra. Uno de nuestros hombres fue a su encuentro y, en un par de minutos, el terreno entre las dos líneas de trincheras era un hervidero de hombres y oficiales de ambos bandos, dándose la mano y deseándose una feliz Navidad. Intercambiamos cigarrillos y autógrafos, y algunos tomaron fotos” 1. En aquel hermanamiento recogieron a sus muertos, realizaron oficios religiosos comunes e incluso les llevaría a jugar incluso partidos de fútbol.

images (13)

Exactamente treinta años más tarde, tres soldados estadounidenses vagaban por un nevado bosque, buscando a su unidad tras la arrolladora ofensiva alemana de las Ardenas. Estaban en la oscuridad, desorientados, muertos de frío, rodeados de enemigos y encima uno de ellos había sido herido. Con este panorama se toparon con una casa a la que acudieron buscando refugio. Allí vivían una madre y su hijo Fritz Vincken, que los acogieron a pesar de las terribles represalias que podrían sufrir. Mientras se calentaban, tomaban algo y atendían al combatiente herido, se presentaron allí otros tres soldados alemanes pidiendo también pasar la Nochebuena a cubierto. La madre les indico que tenía otros tres invitados que no eran amigos suyos y que si querían pasar debían dejar las armas fuera de la casa como así harían los norteamericanos. Tanto unos como otros aceptaron dichas condiciones y los alemanes entraron también en la casa. Allí se presentaron, intercambiaron cigarrillos e incluso los germanos se ocuparon de curar al herido enemigo. Se sentaron a la misma mesa para cenar, bendijeron los alimentos y pidieron juntos por todos ellos. Lloraron. “Fue un momento precioso” dijo Fritz. Así pasaron la Nochebuena, en ese ambiente de amistad, esas ocho personas durmieron bajo el mismo techo. A la mañana, día de Navidad, los soldados alemanes indicaron a los estadounidenses cómo llegar hasta las líneas aliadas 2.

Se podría decir que la festividad común o la necesidad de buscar al otro motivaron estos dos acontecimientos. Pero a mí me gusta pensar que todos los hombres poseen algo que ni la peor de las guerras puede borrarles y que, llegado el caso, emerge sin remedio: la bondad. Todos esos soldados la tenían, querían hacer el bien a aquel que tenían enfrente aunque les había intentado matar.

descarga (25)

Cuando se acercan estas fechas siempre pensamos en las cenas, comidas, fiestas y regalos. Injustamente la Navidad se ha llevado las etiquetas de comercial y frívola. Sin embargo a mí me gusta pensar y siento que la Navidad es una época para ser bondadoso, ser amable y hacer el bien a los demás en nuestro día a día. Nos recuerda lo que deberíamos ser siempre. Por eso sólo pensar en que seamos capaces de repetir algo así año tras año, me reconcilia y da fe en nuestra especie. Si no me creéis os he dejado dos imposibles y emocionantes ejemplos. Os deseo una muy feliz Navidad.

@goyix_salduero

Links de interés para estas fiestas:

Joyeux Noel (película)

Tregua de 1914 (documental)

Noche de paz, noche de tregua (artículo)

Silent Night (película)

Nochebuena de 1944 (documental)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s