A la carrera

Mierda, se ha hecho tardísimo. Bueno, no es tan tarde… ¡qué razón tiene la abuela con eso de que ya se van notando los días! (Sonríe) “Así e todo, xa se van notando os días…” ¡Desde julio lo recita la tía, cada año! (Se ríen los dos)

No vamos a llegar. Dijiste que saldrías temprano, que de las dos no pasaba, que después nos comemos el atasco de todos los años, y son más de las cinco… Otro año más a las carreras. Con este tiempo de perros. Un día vamos a tener un susto. Mejor no digo nada, por tener la fiesta en paz.

Ey, ¿qué te pasa? ¿Qué cuentas?

Nada. (Sube la radio)
No estarás enfadadada, ¿no? (Baja la radio)

Que nada, ya está.

Vale, muchas gracias. Sabes que quería arrancar pronto, joder, no he podido escaquearme antes.

No me toques las narices… Que ya está, no pasa nada.

Joder… Empezamos bien, y lo peor es que tiene razón. Todo el mundo ha dejado el curro colgado y yo, otro año que me caen los marrones.
Vale, lo que tú digas, empezamos bien el viaje.
“Hola mamá, estamos saliendo ahora (…) Sí… Ya… Tuvimos un par de imprevistos y no pudimos salir antes, xa sabes… (…) ¿Me oyes bien? Ah, nada, es que estábamos pasando un túnel. ¿Qué decías? (…) No sé, de tráfico pinta bien pero está un día de perros… Llegaremos tarde eh (…) No, no, empezad sin nosotros, de verdad, llegaremos tardísimo. ¿Mamá?” Joder, se ha cortado… ¿Puedes escribirle a mi madre y decirle eso, que no nos esperen, que avisamos cuando estemos a una hora o así?

¿Cómo no nos van a esperar hoy? (Escribe en el móvil) Ya se lo he dicho.

01-4.jpg~original

Madre mía, aún no nos hemos puesto del todo en ruta y ya está durmiendo. Bueno, mejor. (Apaga la radio) Menudo año, y menudas semanas. Entre unas cosas y otras… Llevo semanas sin dormir hasta que me apetezca, sin pegarme una mañana de sábado en la bañera, sin… Joder, sin hacer nada. Menudo ritmo, normal que estemos siempre de uñas. (Sonríe) Qué manera de sobar, qué pena no poder sacarle una foto.
A ver si mañana está buen tiempo para ir a correr con papá. Ostras, creo que no he metido el chubasquero… No sé si ésta se habrá acordado. A ver si no qué hacemos allá estos días, que seguro que no hay nada abierto hasta el lunes. Qué coñazo…
Qué paliza de viaje, cada vez apetece menos, y a éstas horas vaya…
¡Buenos días! (Se ríe) Vaya siesta te has pegado, estamos a… ¡a setenta kilómetros!

¿Ya? Joder… ¿A qué velocidad has ido?

Qué va, si he ido súper tranquilo. No ha habido tanta nieve como esperaba, pero aún así es tardísimo.

Bueno, no pasa nada. ¿Escribo ya? ¿Qué tardamos? ¿Media hora? 

Sí, más o menos. ¿Qué tal has descansado?
Bueno, bien. ¿Cómo vas? ¿No has parado?

Una vez, pero poquito. ¿Ni te has enterado?

¿En serio has parado? (Estalla en carcajadas) Tus padres se van a pensar que soy una empanada…

No mujer, ya lo pensaban de antes.

(Ríen los dos. Él enciende la radio, pone a Lennon)

Menuda roña, pon la radio anda. (Pone la radio) Ha escrito tu madre, que no aceleres que han aprovechado para echar siesta, todavía acaban de llegar tus abuelos. Madre mía, vamos a acabar a las mil… No veo a mis padres hasta mañana. Voy a llamarlos para felicitarlos al menos. (Baja la radio) “¡Hola mamá! (…) ¿Estabas en cama? ¿¡¿Pero no habéis cenado?!? (…) Jo… Lo siento, es que hemos salido tardísimo, no imaginaba que os acostariais tan temprano hoy. (…) Bueno, entonces nos vemos ya mañana… (…) Vale, igualmente mami, un bico.” Joder, mis padres ya se habían acostado. Estoy flipando… Han cenado solos. ¿Qué? Hombre, ¡me da rabia que hayan cenado sólos hoy!

Vale, vale. No he dicho nada.

Mañana tenemos que ir temprano a dar una vuelta con ellos, no podemos ir directos a comer.

Joder, adiós plan de salir a trotar, llueva o no.

Ahora ya han cenado solos… Joder. (Un par de lágrimas)
(Él le posa la mano derecha en su muslo derecho, intentando calmarla)
(Llegan)
Joder. Qué pocas ganas de cenar, lo siento… Menuda está cayendo, coge tu chaqueta en el maletero que te vas a poner fino.

Vaya plan… ¿Qué chaqueta?

El chubasquero de correr, que te lo habías dejado en casa.

(Sonríe) Está en todo.
(Timbra) ¡Feliz Navidad, familia!
(Suena la llave, se abre la puerta y estalla en carcajadas) ¿¡¿Y ustedes?!?

(Rompe a llorar) ¡¡¡Mamá!!! ¡¡¡Papá!!! (Los abraza) ¡Sois imbéciles! (Sonríe) ¿Tú lo sabías?



Sabes de sobra que lo he montado todo… (Sonríe) ¡Qué va! Son impredecibles ustedes, eh… Bueno, vayamos adentro. Vamos, ¡que a este ritmo en vez de cenar desayunamos!

Entran al calor de la cocina, charlando. Es tarde pero están, un año más, todos alrededor de la mesa. Feliz Navidad.

Luís Teira
Becario navideño.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s