¿Dónde estabas cuando Iniesta marcó el gol del mundial?

¿Dónde estabas cuando Iniesta marcó el gol del mundial?

El tópico de los tópicos. El fútbol. Si los tópicos tienen una cosa es que casi siempre tienen algo de verdad. ¿No creéis que la personas con las que vimos la final de aquel mundial podrían definirnos como personas? ¿ser nuestro propio tópico?

Ese momento fue un momento especial por lo menos a quien le guste el fútbol.

Yo estaba en mi casa. Bueno, la casa de mis padres que voy teniendo una edad. No alcanzo a recordar el porqué estaba allí. No eran unas fechas normales de vacaciones. No lo puedo recordar. Pero estaba en casa de mis padres. Un momentos y un destino claudiocoelliano. Estaba con mi padre.

Recuerdo hablar con alguno de mis amigos para saber si iban a ver el partido en casa de alguien, en la suya, en un bar… Hablé con Fernando, se quedaba en casa. Otros amigos se iban a verlo a un bar (allí fuimos después del partido). A mi me apetecía, quería ver el partido con mi padre. ¿Y si ganaban? Siempre podría recordar un momento padre e hijo grandioso. Me quedé. A Luis, mi hijo, le quedaba todavía un mes y pico para nacer. Físicamente estuvo varios minutos viéndolo con nosotros. Tres generaciones de Luis Abeledo sentadas en un sofá viendo una final de un mundial de fútbol. (Luisito breves minutos a través de los ojos verdes de su madre)

Aquél día fue raro. Mi padre estaba nervioso. Es uno de los dos días que recuerdo haber notado sus nervios. El primero fue el día que lo llamé para decirle que había acabado la carrera –este día no acierto a saber qué tipo de nervios eran: por haber acabado la carrera, porque empezaba la vida real o por lo contento que estaba por la libertad que era decir: ahora, hijo mío, a trabajar que está bien de vivir de tus padres- (mi sueño de vivir del cuento y ser como un conde mediático de la época se acabó de golpe y porrazo).

La otra vez fue en el momento del partido. Coca cola y aceitunas. Muy de mi padre. Un austero refrigerio para un partido con prórroga (hubo prórroga, ¿no?). Recuerdo haber echado a mi abuela, a mi madre y a mi mujer un par de veces del salón. Eso no es raro. A medida que cumplo años mi carácter empeora por momentos y, como los gráficos de paro en plena crisis, va en una línea hacia arriba que, casi seguro, acabaré siendo un señor mayor como un Umbral cabreado. Recuerdo que mi padre también las echó. Es la única vez en mi vida que escuché a mi padre decir “dejad ya de molestar”. Un exceso. Hoy todavía estoy sorprendido de aquellas palabras. Recuerdo haber insultado al árbitro con la patada a Xabi Alonso. Recuerdo que mi padre insultó al árbitro con la patada a Xabi Alonso. Hasta aquel momento no tenía  consciencia de haber escuchado escuchar a mi padre insultar a nadie. Seguro que lo hacía cuando era entrenador de fútbol pero no está en mi acervo paterno-filial.

Gol de iniesta

Mi padre grito gol. Yo estaba allí. Pude abrazar a mi padre en aquel momento. Él me pudo abrazar.

¿Dónde y con quién estabas tú?

@luisabeledo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s