Yo también soy “Pedete Lúcido”

Entre tres genios de la talla de Antonio Mercero, Manolo Matji y Horacio Valcárcel montaron, a mediados de los oTurno de oficio 1986chenta, la magistral serie Turno de Oficio, que se emitió mientras unos cuantos  estudiábamos Derecho y nos sirvió como inspiración.

Sí, porque sin desdeñar en absoluto a personajes legendarios como aquellos que interpretaron actores americanos como Al Pacino, James Stewart o Gregory Peck, yo nunca he dejado de sentirme muy cerca de aquél Cosme (Fernández Arregui) que bordó Juan Echanove y que, aparte de inmortalizar el “pedete lúcido”, nos enseñó a todos el interior de los juzgados, la vida de un abogado que empieza, y lo que puede conseguir una persona por vocación, y por firme voluntad, incluso si lo que estaba en el guión era preparar oposiciones a Notarías.

Pero fue precisamente aquél Pedete Lúcido el que lo impidió.

Andaba aquél Cosme atribulado, encerrado en su casa de Alfonso XII bajo un retrato al óleo de su fallecido padre, que acojonaba un montón, abocado a Preparar Notarías y, encima, con una novia borde. Guapa, pero borde. Con la cara de Adriana Ozores, telita, pero todo el tiempo poniendo caritas y protestando, la Tere de las narices.

Y luego estaba la madre posesiva. Dª Irene Gutiérrez Caba. Palabras mayores. La que le traía la merienda y le recordaba que su padre –el del cuadro al óleo- no salía más que una tarde a la semana y gracias, en maquiavélica alianza con el preparador, quien no dejaba de subrayar su lentitud, mientras que “su padre era un torrente cantando temas”.

Y así, herniado, cariacontecido, hecho una castaña, con un retrato al óleo vigilante, una madre posesiva, una novia guapa pero borde, muy, muy borde, y un preparador con gafas de concha gordas y un cronómetro, todo ello en la insoportable mochila, llegó el bueno de Cosme a un pub de la calle Orense.

Era cuestión de tomarse veintisiete copas en fila india, y se las tomó. Y a pesar de todo, Cosme no estaba para tonterías. No estaba el horno para bollos, ni la magdalena para tafetanes, como diría el doblador de Danny De Vito. Total, que vino un gracioso, y se dieron de leches, y nuestro héroe, que normalmente gastaba jerséis de rombos y pantalón de franela, pero aquella noche se había puesto traje, por una parte para recitarle temas al del cronómetro, por la otra para echarle un polvo a Tere, antipática, sí, pero tirando a tía buena, y había estado lento en lo primero, quedándose inédito en lo segundo … Acabó hecho una piltrafa en el cuartelillo, prestando declaración.

Fue en ese momento cuando lo dijo, que no estaba borracho, que “yo lo que tenía, era un pedete lúcido” … Y entonces aparecieron Eva (La Princesa), Juan Luis Funes (El Chepa), y Cosme vio la luz.

descarga (1)De un plumazo, menos a su madre, posesiva pero una santa y al cuadro al óleo de su padre, a quien Dios tenga en su Gloria, el ya bautizado para los restos como Pedete Lúcido, mandó a hacer puñetas los jerséis de rombos, los temas, al preparador, a sus gafas de culo de vaso y a su cronómetro y, de camino, se libró también de Tere. Con un par. Y se hizo abogado. Concretamente, de Oficio.

El resto es historia, y la vivimos con él toda la banda de barbilampiños que estudiábamos Derecho durante aquellos días y querer, lo que se dice querer, queríamos ser como El Chepa, con la pintaza que tenía Juan Luis Galiardo, que se bebía piscinas olímpicas de espirituosos, se fumaba cosechas enteras, machacaba amigos en el póker de madrugada y luego, encima, no tenía rival en los juzgados, ni siquiera Eva, la Princesa, que acabó rendida con todo su feminismo y toda su mala leche, mientras se convertía en mito erótico de toda una generación.

Porque pone. Las cosas como son. Una mujer como Carme Elías, abogado de talento y personalidad, feminista y con mala leche. Casi nada.

Pero ya les digo que yo, que ni siquiera he llegado nunca a bordar el mus, porque se me ven las señas y además me pongo como una moto cuando junto un par de reyes, y se me nota, a quien he tenido siempre como referente, ha sido al Pedete Lúcido.

Soy hijo de abogado que además, gracias a Dios, vivía cuando terminé la carrera, pese a lo cual también trató de convencerme por todos los medios, para que preparase una Oposición, para que se me pusiera el culo así de grande, ya se lo decía El Chepa a Cosme, pero pinchó en hueso, porque mi decisión fue irrevocable y porque la vocación me la había traspasado él mismo, qué cosas tiene la vida, y me la habían reforzado las andanzas del opositor frustrado.

Desde entonces han transcurrido 25 años y mi Colegio me ha dado un diploma. Lógicamente, estoy presumiendo mucho y me acuerdo de aquellos juzgados que salían en Turno de Oficio, que son idénticos a los que conocí, cuando aún figuraba en los encabezamientos de las resoluciones “Juzgado de Primera Instancia nº 20, antiguo Juzgado de Distrito nº 64” y, es asombroso, máquina Olivetti arriba o abajo, se siguen pareciendo a los que pisamos hoy. Qué lenta es la Justicia y todas esas cosas que se dicen siempre.

Tampoco he dejado nunca de sentirme importante. Desde que me puse por primera vez la toga. Y eso que aquellas togas tenían vida propia, daban calor, olían de pena y prácticamente andaban solas. Pero pesaban, y mucho, y no habían perdido sus efectos mágicos, esos que te convierten en un tipo con una misión.

Luego, a Cosme le convirtieron en Juez. Me parece muy bien y me alegro mucho por él, pero a mí no me pillan. Son demasiados años diciéndole a mi cuñado que vive en el lado oscuro, como para pasarme yo como si tal cosa. Soy abogado, no he abandonado jamás las causas pobres, sobre todo no he abandonado las causas así, en general y, a falta de partidas interminables de póker, doy cuenta de corderos y cochinillos con compañeros.

Y soy del Atleti. No recuerdo si Cosme lo era pero, desde luego, Juan Echanove sí. Marcado estilo, que se dice.

Francisco José Estévez Hernández

@FranOmega

Anuncios

2 comentarios en “Yo también soy “Pedete Lúcido”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s